EAR psicólogos

20 de septiembre de 2012

Características del deportista: ORIENTACIÓN AL LOGRO.

Cada vez que vemos o escuchamos en los medios de comunicación los éxitos de nuestros deportistas nos planteamos ¿por qué triunfan ahora y antes no?, ¿de qué pasta están hechos?, ¿qué características les hacen tener éxito?. Uno de los aspectos que más les caracteriza y que ha sido objeto de más estudios tiene que ver con el aspecto motivacional, y más concretamente, con la motivación de logro.

Según Gill (1986), la motivación de logro es una orientación de la persona hacia el esfuerzo por tener éxito en una tarea determinada, la persistencia a pesar de los fracasos y la sensación de orgullo por las ejecuciones realizadas. De acuerdo con esto, un deportista orientado al logro, se plantea unos objetivos (i.e., superar una determinada marca, mejorar el porcentaje de aciertos, etc.), dirige sus energías hacia la realización de aquellas acciones que favorezcan la consecución de dichos objetivos (i.e., entrenar), y mantiene dichas energías a pesar de que aparezcan obstáculos en el camino (i.e., competidores, lesiones, etc.). Un ejemplo de esto es la actuación de Nadal en la final de Wimbledon de 2008.  En el denominado por muchos como el mejor partido de tenis de la historia, Nadal tenía claro su objetivo “atacar el punto débil de Federer”, por lo que buscó su revés continuamente, manteniendo esa estrategia a pesar de los envites del suizo, lo que le supuso ganar su primer Wimbledon.

Si bien esto parece sencillo es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:
-          Los objetivos planteados han de ser estar relacionados con el rendimiento no sólo con el resultado, ser específicos, difíciles pero realistas, y diseñados a corto y largo plazo.
-          La realización de acciones que favorezcan la consecución de los objetivos han de ser planificadas y organizadas detalladamente. En este sentido, es muy importante la labor de entrenadores, preparadores físicos y demás profesionales que trabajan con el deportista. Ej: preparación física de Pau Gasol año tras año.
-          El mantenimiento del esfuerzo ante los obstáculos es más probable cuando el entorno apoya al deportista, tanto el profesional (i.e., psicólogos, compañeros, entrenadores, fisioterapeutas, etc.) como el personal, especialmente, cuando los obstáculos tienen que ver con lesiones.

Otro aspecto relevante es que el deportista orientado al logro se siente orgulloso de sus actuaciones e ilusionado por las futuras. Este aspecto que quizás puede parecer el más obvio no ha de tomarse a la ligera, ya que es uno de los motivos por los que un deportista lucha por seguir arriba. Y es que, una vez que se han logrado todos los objetivos es difícil mantener la ilusión. Y si no, recordemos que este verano, después de hacer historia, Michael Phelps anunciaba su retirada de las piscinas.


Pero, ¿por qué unos deportistas tienen una mayor motivación de logro que otros?.

Según la Teoría del foco regulador (Higgins, 1997, 1998), todas nuestras conductas dirigidas a una meta están reguladas por dos sistemas motivacionales distintos: promoción y evitación.

-          Sistema de promoción (alcanzar éxitos): Los deportistas con este sistema motivacional buscan satisfacer sus necesidades de crecimiento, por lo que se esfuerzan en obtener sus logros y progresos. Explican sus actuaciones en base a la presencia agradable de resultados positivos (i.e., victoria) o la ausencia dolorosa de resultados positivos (i.e., no victoria). Suele ser usado por los deportistas de alto rendimiento.
-          Sistema de prevención (evitar fracasos): Los deportistas con este sistema motivacional buscan satisfacer sus necesidades de seguridad, por lo que se esfuerzan por cumplir con sus deberes y obligaciones. Explican sus actuaciones en base a la ausencia placentera de resultados negativos (i.e., no derrota) y la presencia dolorosa de resultados negativos (e.g., derrota).

El que un deportista tenga un sistema motivacional de promoción o prevención depende de su historia de aprendizaje. Cuando un deportista experimenta varios éxitos en su carrera tiende a buscar más éxitos. Por ejemplo, un equipo que ha ganado los últimos partidos, tiende a salir al campo a por todas, centrado en la victoria. Por el contrario, cuando un deportista ha experimentado varios fracasos tiende e evitar que vuelvan a ocurrir en el futuro. Por ejemplo, un equipo que ha perdido los últimos partidos, tiende a salir al campo más a la defensiva, centrándose en no perder.

Estas diferentes formas de afrontar la tarea (promoción vs evitación) hacen que el deportista se plantee objetivos y estrategias diferentes. El deportista con un sistema motivacional de promoción busca satisfacer sus necesidades de logro, por lo que se plantea el objetivo de ganar, utilizando estrategias más ofensivas. Por ejemplo, un equipo de fútbol que ha ganado los últimos partidos tiende a salir al campo centrado en la victoria, usando tácticas más ofensivas e intentando ir a la portería todas las veces que pueda.

Por el contrario, el deportista que tiene un sistema motivacional de prevención busca cumplir con sus obligaciones o deberes (e.g., “no podemos perder más partidos”), por lo que trata de evitar la derrota, utilizando para ello estrategias más defensivas. Por ejemplo, un equipo que  afronta un determinado partido con la vitola de favorito, la atención se centra en lo que no pueden hacer que es no perder.

Es importante tener en cuenta esto ya que estas tendencias pueden cambiarse, consiguiendo que los deportistas se orienten hacia la victoria en vez de hacia la evitación del fracaso. Para ello, se pueden usar técnicas de refocalización de la atención, uso de autoverbalizaciones positivas, etc.